BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

Missssss Amigososassssssssss

Missssss Amigososassssssssss
Ya se que mil veces les he dicho lo importantes que son para mi, y que las adoro con todo mi corazon,... pero nunca esta demás cierto?... xD pues se los diré de nuevo chicas uds apesar de la distancia q nos separa puedo llamarlas mis amigas, son una Bendición que Diosito me regalo, estoy segura de que el sabia que las necesitaba en mi vida, uds chicas son personitas q admiro montones... les deseo lo mejor del mundo, q cada una cumpla sus sueños, y q me permitan estar ahi para celebrarlo juntas, primeramente nos unio una adiccion por asi decirlo xD hoy en dia nos une nuestra amistad y cariño... como les digo siempre uds son parte de mi misma... si antes sentia soledad en algun momento , ahora se que no lo estoy, porq uds estan ahi al igual que yo lo estoy para uds.... Gracias por formar parte de mi vida, Gracias por hacer la diferencia entre las demas personas, por escucharme y hacerme reir, hasta por traumarme xD, Gracias por ser las maravillosas personas que son....

sábado, 27 de febrero de 2010

Maldita Adicción



Lentamente desperece mi cuerpo, deslice mi brazo al otro lado de la cama, donde se supondría que tendrías que estar, pero nuevamente lo único que me encuentro es un lugar vacío, un nudo familiar llega a mi garganta, pero en esta ocasión no lloraré o por lo menos tratare de no hacerlo, pero me es imposible preguntarme, porque lo haces?, porque siempre me dejas sola?, a pesar de las caricias y los besos que compartimos la noche anterior, solamente tomas lo que quieres y luego desapareces, hasta que nuevamente tienes necesidad de mi, de mi cuerpo, es que no te das cuenta de que mi necesidad es únicamente tener tu corazón, no se cuantas veces necesitare despertando sola, para darme cuenta de que nunca seré alguien en tu vida, pero nada gano llenando mi cabeza de preguntas, puesto que se que nunca tendré una respuesta, no de tu parte; todo lo que siento cae simplemente en el vacío.

Tengo que tomar una decisión, pero es tan difícil cuanto se trata de ti, mi maldita adicción, porque soy débil, porque no puedo imaginarme sin la parte de ti que me das, aunque no este segura si quiera si me das algo, porque simplemente no puedo pasar la hoja y decir nunca más caeré en la tentación que eres para mi.

Tengo que ser fuerte, tengo que ser fuerte, me repito, pero tu simple recuerdo me hace estremecer, me hace anhelarte de maneras que en ocasiones no comprendo, de formas que barren con toda mi cordura, desearía ser tu y simplemente sentir deseo hacia ti, pero no, no es así, porque aunque nuestros encuentros han sido meramente físicos, tu mirada me revela una parte de ti, que estoy segura que no sabes, tengo que tratar, al menos intentarlo; al fin me levanto me visto y me voy rumbo a mi casa, con destino directo a la ducha, talvez luego de desayunar pueda encontrar las fuerzas necesarias para ser una mujer diferente, determinación, es la palabra que suena y suena en mi mente, pero como lograrlo, he ahí el meollo del asunto, mientras me vestía direccioné mi mente hacia pensamientos mas vanos, pero que no me hacían daño, como era sábado tenia que hacer la limpieza y lavar la ropa, eran tareas que mantenían ocupadas mis manos pero dejaban que mi mente vagara, así que mejor puse música alegre, tampoco quería echarle mas leña al fuego, o sino conseguiría salir y comprar una botella de tequila para olvidar todo, lo malo de esa idea es la resaca del día siguiente, agh!! No mejor la sobriedad…

Luego de un fin de semana medianamente regular, inicio una semana completamente igual a la anterior, ropa de oficina, enaguas que se adherían a mis caderas perfectamente, blusas que acentuaban mis curvas y zapatos altos que podrían calificarse como un suicidio, dado a su altura, pero los cuales me hacían ver “profesional”, además de que estilizaban mis piernas; despues de todo no se esperaba menos de una ejecutiva, al llegar a mi oficina, desee salir corriendo en dirección contraria, rayos, había tantos papeles en mi escritorio que más bien pasaría por una oficina de reciclaje, pero al mal paso darle prisa, y sin duda alguna mi mente iba a estar muyyy ocupada durante todo el día y más.

Y así transcurrió mi semana o por lo menos la mitad de ella, para el miércoles ya tenia todo bajo control en lo referente al trabajo, justo me encontraba ingresando unos datos a la computadora, cuando una ventanita se abrió, indicándome un mensaje del Messenger, en ese momento en mi estomago hubo una revolución, tome una inhalación profunda y abrí la ventanita, Fernando: Necesito verte este fin de semana, te espero en el mismo lugar de siempre, a la misma hora, tengo deseos de sentirte mía. Todo mi cuerpo se lleno de emociones, no podía controlarme, todos mis nervios estaban a flote, cerré mis ojos para serenarme, aunque estaba segura que no iba a servir de mucho, necesitaba darle una negativa como contestación, pero no había terminado de colocar mis dedos en el teclado cuando el ya se había desconectado; el shock le dio paso a la rabia, quien se creía Fernando que era el dueño de mi vida, que con solo tronar los dedos yo ya iba a estar ahí como un perro hace con su amo, pues estaba muy equivocado si creía que las cosas serían así, simplemente podía ir no acudir y listo, problema resuelto; con esta decisión tomada continúe haciendo mi trabajo, pero con forme pasaban las horas todo iba flaqueando, a quien quería engañar yo también deseaba verlo, deseaba sus caricias y que me hiciera suya, no podía soportar la idea de desperdiciar un solo segundo junto a él; pero necesitaba pensar en mí, en mi felicidad.

El jueves y el viernes pasaron lentamente, tenía un nudo en el estomago que se hacia mas fuerte con forme se acercaba el fin de semana, Dios!!! Que haría???, era el momento de decirle adiós, de pasar la pagina y comenzar a vivir un nuevo ciclo.
Al amanecer el sábado, conseguí mantenerme algo tranquila, estaba decidida a darle mi adiós a Fernando, y lo iba a hacer de la mejor forma, como estaba segura de que en el momento en que los dos estuviéramos juntos en la habitación, todo posible raciocinio quedaría hecho ceniza, no importa yo también disfrutaría este ultimo encuentro, al fin y al cabo necesitaba llevarme conmigo un recuerdo de él.

En esta ocasión me esmere demás, en mi aspecto, me vestí, con un vestido ligero ya que estábamos en verano, de color blanco, mi ropa interior era de encaje; un nudo apretaba mi garganta, rayos!!!! Como decirle adiós al amor de tu vida???.

Con una ultima ojeadita en el espejo me dirigí hacia el hotel, que había sido testigo de nuestro placer en incontables ocasiones, una vez ahí, en la recepción me dieron la llave de la habitación, los números 512 quedarían grabados en mi mente y corazón por siempre…

Al llegar a la habitación, Fernando ya estaba ahí, se encontraba sentado en un pequeño silloncito, que daba a la puerta, sentí sus ojos clavados en mí,

- Hola Vanesa

- Hola Fernando, dije con la voz algo distorsionada, para este momento ya los nervios me estaban consumiendo.

Se levanto del sillón y lentamente se encamino hacia mí, su mirada me intimidaba y al mismo tiempo me hacia arder, Dios!!! Este hombre despertaba mis instintos mas bajos, con un solo toque me hacia caer rendida a sus pies y a sus deseos, no era mas que un poco de arcilla en las manos del artesano, no quería ser yo quien desviara la mirada primero, así que con valentía aparente mantuve mis ojos en los suyos, aun cuando lo tenia a escasos centímetros de mi cuerpo, sus manos se posaron en mis hombros apenas cubiertos con las finas tiras del vestido, mi respiración era errática, pero es que nadie podía culparme, porque Fernando era una maquina de fantasías continuas entre las mujeres, alto, moreno, musculoso sin llegar a ser extremista, su cabello era negro como una noche sin estrellas y sus ojos de un azul que me hacían recordar las profundidades del océano, sus anchos hombros, oh Dios cuantas veces me había sostenido de esos hombros mientras los dos éramos uno, con la yema de sus dedos inicio un recorrido desde mis hombros hasta mis codos, apenas un ligero roce, pero se me hacía tan sensual, tan excitante, subió una de sus manos hasta mi clavícula la cual delineo para luego seguir hasta mi cuello, sus caricias me volvían loca, eran la gloria para mi, el conocía mi cuerpo mejor que yo misma, sabía que me volvía loca y me hacia gritar de placer.

Despacio fue remplazando su mano, por sus labios y su lengua, dejo un camino húmedo en mi clavícula para luego soltar su aliento en ella, un gemido escapo de mi garganta, y mis manos instintivamente se guindaron en sus hombros.

- Fernando; suspire, al terminar de decirlo inmediatamente su boca devoro la mía, su lengua se adentro en mi boca sin permiso y sinceramente no es como si lo necesitara, porque él, él tenía autorización para hacer con mi cuerpo lo que quisiera. No había cabida para el espacio y la realidad, cuando tenía a Fernando en mis brazos, todo lo que provocaba en mí, era lo único que me importaba, eso y el hecho de sentirme en casa cuando estoy en sus brazos.

Nos fuimos acercando a la cama entre besos y caricias furtivas, lentamente nos fuimos recostando, una de sus manos viajo a mis muslos, y la fue subiendo suavemente; sus labios iniciaron un recorrido parecido al de su mano, pero desplazándose hasta mi cuello y el comienzo de mis senos.

- Te necesito desnuda bajo mi cuerpo Vanesa, dijo mientras continuaba con sus besos, había urgencia y necesidad en su voz, muy parecida a la que yo estaba sintiendo definitivamente; el que me dijera eso fue un detonante dentro de mi, yo también necesitaba sentir su piel contra la mía, así que en lugar de desabrochar racionalmente los botones de su camisa simplemente la abrí con fuerza para dejar al descubierto su pecho, lo acaricie con avaricia, sabia que no era momentos para dulzura y lentitud, así que le dije

- Que estas esperando para desnudarme?, mi lujuria ya rayaba a necesitarlo directamente, que los preliminares se fueran a la porra, solo quería tenerlo dentro de mi.

Sus manos inmediatamente me despojaron de mi vestido, levanto su mirada, y me dijo mientras daba un suave roce a mi mejilla.

- Eres tan hermosa, que quisiera tenerte por siempre así; estas palabras revolvieron en mi interior y encendieron una llamita de esperanza, pero tenia que despertar todo esto se trataba de deseo, solamente me lo decía por el calor del momento.

- Fernando, por favor, habla menos y actúa más… dije en un gemido.

Me quito el resto de mi ropa y yo hice lo mismo con la de el, una de sus manos viajo nuevamente a mi zona sur, justo donde la quería, justo donde la necesitaba, comenzó a acariciarme lentamente, tal como me gustaba, yo era un mar de gemidos y jadeos, cuando sentí que introducía uno de sus dedos dentro de mi, un orgasmo intenso se apodero de mi cuerpo.

- Vanesa? Me pregunto, como queriendo saber si realmente ya había alcanzado un orgasmo con solo un toque.

- Fernando, solo tú me haces estremecer así, y me llevas al limite con una sola mirada así que por favor continua, dije con un lloriqueo; una sexy sonrisa se extendió por su rostro y me dijo

- Tus deseos son ordenes para mi, y sin previo aviso me penetro de una sola estocada, que me robo el aliento. Sus embestidas eran fuertes y constantes, baje mi mirada hasta ver el punto donde nuestros cuerpos se unían, Dios!!! Estaba apunto de alcanzar mi segundo orgasmo cuando escuche su voz llamándome. Vanesa, espérame nena, en esta ocasión llegaremos juntos; dicho esto me penetraba con mas fuerza y mayor velocidad.

Los espasmos se estaban apoderando de mi cuerpo, no podía soportarlo más, sentí su mirada puesta en mí, nuestros ojos tuvieron una conexión y lentamente me sumí en la dimensión del placer.

Sus brazos me rodearon, mientras ambos tratábamos de recuperar la respiración. No había palabras, simplemente éramos dos desconocidos luego de una sesión explosiva de sexo. O al menos eso era lo que me repetía para no dejar que las lágrimas rodaran por mis mejillas, no estaba conciente de cuanto tiempo había pasado, pero ya Fernando se encontraba en los brazos de Morfeo, ahora era mi turno para decir adiós; y como dolía, rayos dolía en el alma, no me creía capaz pero era necesario, yo también quería ser feliz, aunque estaba segura de que una parte de mi moriría con esta despedida. Separe mi cuerpo del suyo, me vestí, puse mi carta junto su almohada y me marche de ahí, lágrimas bañaban mi rostro, pero era mi turno de irme sin despedirme…

4 comentarios:

Mapita:)*! dijo...

cosita :(
estuvo asi ermoso!!
a diosxD!
qe linda!!
pobrecita T_T!!
aa muero x qe publiqes!
me encanta como escribesxD!
pobre vanessa T_T
pero todo saldra bien...no?
aaaa dios!!
fernando cruel T_T
pobrecita ella!
aaa ya qiero qe publiqes & saber como terminaxD!
teadoro karen!
gracias portodo^^
nos vemos:D
cuidate^^

CON MUCHO AMOR, MAPITA^^

Bopopol@ dijo...

oooh margot!...que capítulo tan excitante
igual que el anterior
DE VERDAD MUY BUENO!
mardito estúpido...menos mal que la que ahora lo dejó fue ella!
Buena jugada Muajajaja
estuve esperando mucho tiempo a que publicaras...la espera valió la pena gracias a dios!
mas te vale que publiques pronto que sino me da patatus!

Bopopol@ dijo...

oooh margot!...que capítulo tan excitante
igual que el anterior
DE VERDAD MUY BUENO!
mardito estúpido...menos mal que la que ahora lo dejó fue ella!
Buena jugada Muajajaja
estuve esperando mucho tiempo a que publicaras...la espera valió la pena gracias a dios!
mas te vale que publiques pronto que sino me da patatus!

˚¤ Vålę¤˚ dijo...

debes publikar otro!!! quiero saber que pasara... no lo puedes dejar asi, eso es un crimen!!!!\Karen sta historia sta buenisima, debes seguirla.....
TQM Amigososa, cuidate