BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

Missssss Amigososassssssssss

Missssss Amigososassssssssss
Ya se que mil veces les he dicho lo importantes que son para mi, y que las adoro con todo mi corazon,... pero nunca esta demás cierto?... xD pues se los diré de nuevo chicas uds apesar de la distancia q nos separa puedo llamarlas mis amigas, son una Bendición que Diosito me regalo, estoy segura de que el sabia que las necesitaba en mi vida, uds chicas son personitas q admiro montones... les deseo lo mejor del mundo, q cada una cumpla sus sueños, y q me permitan estar ahi para celebrarlo juntas, primeramente nos unio una adiccion por asi decirlo xD hoy en dia nos une nuestra amistad y cariño... como les digo siempre uds son parte de mi misma... si antes sentia soledad en algun momento , ahora se que no lo estoy, porq uds estan ahi al igual que yo lo estoy para uds.... Gracias por formar parte de mi vida, Gracias por hacer la diferencia entre las demas personas, por escucharme y hacerme reir, hasta por traumarme xD, Gracias por ser las maravillosas personas que son....

viernes, 5 de febrero de 2010

La Mascarada







Contemplándome en el espejo, trataba de darme valor, es solo una fiesta de disfraces, me repetía, pero mi cuerpo sabia que no era solamente eso, la ansiedad bullía en mi estomago y la adrenalina en mis venas, vestida completamente al estilo victoriano de los años 1800, me sentía un poco insegura, pero estaba decidida, mi atuendo consistía en un hermoso vestido, algo pesado, pero valdría la pena, el corsé entallaba mi cintura, sin llegar a resultar asfixiante, era de colores cremas y dorados, la caída del vestido era elegante, sin llegar a ser ostentosa, podría estar vistiendo de una época antigua pero mis zapatos o mejor dicho sandalias eran modernas, hermosas, con finas tiras llenas de brillantes que abrazaban mi pie cuidadosamente, todo esto combinaba en perfecta armonía con la mascara, que ahora reconocía como su escudo, una bella mascara blanca llena de escarcha dorada, con pequeños brillantes a su alrededor, mi cabello estaba perfectamente acomodado en un moño alto del cual sobresalían algunos de mis rizos castaño claro, mi maquillaje aunque sutil resultaba llamativo, el color dorado en mis parpados acentuaba el iris gris de mis ojos, respire profundamente una vez más, recordándome porque hacia esto.


Recorrí mi casa hasta llegar a la puerta, al tomar el pomo para abrir note que temblaba, inhale una vez mas y salí, dirigiéndome con paso decidido a mi coche, un flamante porshe negro, llegue a la entrada de la mansión en la cual se celebraría la fiesta, miles de mariposas revoloteaban en mi estomago, le entregue las llaves de mi auto al ballet parking, y me adentre en la casa tipo castillo, apenas puse un pie ahí, y me envolvió una atmosfera cargada de misterio y algo más…


Un mar de gente disfrazada de manera muy similar a la mía, se deslizaba con elegancia frente a mis ojos, parejas bailando al compás de la música, grupos pequeños charlando a gusto, todo el ambiente pronosticaba una buena noche, las luces del salón eran tenues, hermosas y gloriosas lámparas adornaban los altos techos del lugar, en los ventanales las cortinas propiciaban un aire intimo, suave música llegaba a nuestros oídos, incitando a que dos cuerpos se movieran en sincronía, llamando a que lugares indicados se rosearán sin llamar la atención de los presentes…


Lentamente recorrí, el salón, con una copa de champagne en mi mano, no tenía necesidad de colocar una sonrisa hipócrita en mi cara, puesto que la mayoría de las personas eran desconocidos para mi, y aunque esto no ayudaba a mis nervios, si lo hacia el hecho de que no debía entablar una conversación vana con nadie, solo tenia que esperar…, me escude cerca de uno de los ventanales, simplemente a la expectativa, pasaban los minutos y el efecto de la bebida ayudo en gran manera a que las mariposas volvieran a su sitio, hasta lograr sentirme un tanto relajada, no por completo, pero ya los latidos de mi corazón eran acompasados, acababa de tomar en mis manos mi cuarta copa, cuando un sutil roce acaricio mi brazo, un aliento calido llego a mi nuca, y una voz suave y varonil a mis odios


- Estas lista para mi, pronuncio; inmediatamente mi cuerpo se tenso, y todo lo que había vuelto a la normalidad cobro vida, mi cuerpo se estremeció, no podía entender como su voz tenía un efecto embriagante en mi, exhalando todo el aire que había estado conteniendo le dije…

- Siempre estoy lista para ti, dicho esto me volvió hacia su cuerpo, y pude encontrarme con el hombre que me hacia perder la cordura, el culpable de que el pudor no tuviera un significado en mi vida cuando el estaba cerca, sus ojos negros eran el abismo oscuro donde deseaba sumergirme, todo en el me incitaba a dejar de lado la moral, la vergüenza y hasta mi propio compromiso, cuando estaba cerca todas las ideas, objeciones, contras y demás huían de mi cabeza, solo era conciente del calor que irradiaba su cuerpo, de cómo su mirada acariciaba el mío.

- Me encanta que te estremezcas a mi tacto, lo sabes; me susurro, dejando que sus palabras hicieran que mi ya enloquecido corazón se volviera aun mas irregular, su voz por si sola ya era una caricia para mi, todo en sus palabras hacia que la anticipación de lo inevitable se volviera mas tortuosa, pero como negarle a mi cuerpo lo que pedía, era consiente de que las hormonas eran las que me guiaban, deje que mi mirada vagara por su cuerpo, desde sus hermosos ojos cubiertos por un antifaz negro, bajando hasta encontrarme con su tentadora boca, una boca que me hacia enloquecer, una boca que tenia un sabor único e incomparable del cual debo reconocer me había hecho adicta, mis ojos recorrieron su amplio pecho ahora cubierto por un saco negro y debajo de el una camisa blanca impecable, sus estrechas caderas estaban enfundadas en un pantalón igualmente negro, al igual que sus piernas, unas piernas que yo conocía bien, unas piernas fuertes con los músculos marcados, trague saliva antes de poder hablar…

- Eres arrogante, lo sabias?, no había acusación en mi voz, era simplemente la constatación de un hecho, los dos éramos conscientes de su arrogancia, y talvez esta, era parte de lo que me llamaba hacia el, lo necesitaba, y con urgencia, moría por sentir sus labios en m piel, moría por recorrer con mi lengua su marcado abdomen, saborear cada parte de su cuerpo, hasta que nuestros cuerpos entrelazados comenzaran la vieja danza del sexo…

- Si, lo sé; me respondió, en sus ojos había un brillo conocido, un brillo que también estaba en los míos, el brillo del deseo, súbitamente agarro la copa que yo sostenía en mis manos y bebió de ella, seguí cada uno de sus movimientos para luego quedar hipnotizada por la humedad que quedo en sus labios, deseaba quitar los restos de champagne yo misma, más el rápidamente saco su lengua para limpiarlos, en ese momento toda mi piel se erizo, se me seco la boca, y sentí como mi ropa interior se humedecía, antes de poder replicar, me dijo

- Me acompañas, ofreciéndome su brazo, el cual tome sin dudar, a pesar de mi mirada interrogante, solamente me dedico una sonrisa cargada de secretos, mientras me guiaba entre la gente… nos adentramos a un pasadizo largo y oscuro, no me había dado cuenta de que en este pasadizo, existía un pequeño recodo al cual me vi empujada hasta que mi espalda hizo contacto con la pared, y sin mas, unos labios dulces se apropiaron de los míos, el jadeo que iba a escapar de mis labios se vio ahogado cuando su lengua se adentro en mi boca, sentí como mis rodillas se debilitaban, y como la lujuria tomaba el control sobre mi cuerpo, subí mis manos lentamente sobre su pecho como una sensual caricia hasta llegar a sus anchos hombros, mi acompañante inicio un delicioso descenso hasta mi cuello, para este momento estaba hecha un mar de llamas, lo único que quería era arrancar su ropa y sentirlo dentro de mi, cuando mis dedos buscaron como si tuvieran vida propia los botones de su camisa, me detuvo, su respiración era igual de agitada que la mía, sus ojos me taladraban, tomando una de mis manos, me dijo; aquí no, ven conmigo; sus palabras destilaban la necesidad que yo misma sentía, cada fibra de mi ser estaba alerta y yo no pude hacer mas que darle un apretón a la mano que sostenía la mía y seguirlo.


Tan perdida en las sensaciones que solo me percate donde nos encontrábamos cuando EL prendió la luz de la habitación.... el asombro quedo en segundo plano, sus manos comenzaron a recorrer mi cuerpo cual naufrago se aferra a la orilla, poco a poco me fue recostando en el mullido colchón, mientras el devoraba mis labios, mi cuello, el inicio de mis pechos, hasta donde el vestido le permitía; mi vestido ciertamente era pesado, no imaginaba como se las había ingeniado pero ahora la falda estaba arremolinada en mis caderas mientras el con sus expertas manos acariciaba mis piernas, sus dedos, su lengua, parecían una orquesta buscando la sinfonía perfecta en mi cuerpo, separo su cuerpo del mío, no pude evitar que un sonido de frustración saliera de mi garganta, sujeto mi mano y me llevo hasta el, lo sentí abrazarme, era uno de esos momentos donde lo que deseaba era permanecer para siempre ahí junto a EL, besaba la línea de mi clavícula con reverencia, mientras su dedos desataban poco a poco mi corsé, en cada nudo propinaba una gloriosa caricia a mi espalda, una vez que los hubo desatado todos lentamente el vestido se deslizo sobre mi cuerpo, dejándome desnuda de la cintura para arriba, podría haberme sentido expuesta y vulnerable, pero no, no delante de EL, EL podía tomar mi vida si así lo quisiese, su penetrante mirada me acaricio, no pude resistirme y me acerque a su cuerpo, fui quitando su saco mientras dejaba un surco de besos en su cuello, conforme abría los botones de su camisa, iba dejando un rastro húmedo en el camino, lo admito su pecho, su abdomen, eran mi perdición, el sabor de su piel, era como el sabor del mejor de los manjares. Las líneas de su abdomen, son mi paraíso personal, sentí como sus músculos se contraían bajo de mis labios y no pude evitar lamer su piel hasta hacerlo temblar, si de algo me sentía orgullosa era de la forma en que reaccionaba a mis caricias, de cómo su corazón se aceleraba, de cómo poco a poco su respiración se volvía entrecortada, y de cómo sus ojos comenzaban a llamear de deseo, cuando iba a llegar al botón de su pantalón, me tomo de los antebrazos y de nuevo devoro mi boca con ansiedad, como si quisiera grabar en mi cuerpo que soy suya, rodeo mi cintura con sus manos, y lentamente las fue subiendo por mis costados hasta posarlas debajo de mis pechos, contuve mi respiración, esperando su caricia, deseando que me tocara….


- Que quieres pequeña?, me pregunto; la pregunta sobraba puesto que el sabia, que yo quería todo lo que el tenia para darme.

- Quiero que me toques, como solo tu sabes tocarme; quiero que me hagas el amor con las manos, con la boca, con todo tu; quiero que me lleves al limite, como solo tu sabes hacerlo. Sabia que lo estaba provocando deliberadamente pero todo eso era lo que mi cuerpo exigía

- Soy un simple esclavo de tus deseos… dicho esto comenzó a masajear mis pechos, rodeaba mis pezones de una forma exquisita con sus pulgares, un jadeo escapo de mis labios; me encantas, me encanta cuando traspasas la barrera y te conviertes en mi diosa; inclino su cabeza hasta sustituir sus manos por su lengua, un estremecimiento recorrió mi cuerpo, me vi de nuevo hundida en la reconfortante suavidad de la cama, mientras el poco a poco descendía por mi cuerpo y delineaba la forma de mis costillas con su lengua, solo el conocía mi cuerpo lo suficiente para que supiera que justamente esto me volvía loca de placer, sus manos se deslizaron por mis costados hasta llegar al elástico de mi ropa interior, que para este momento se encontraba empapada con mi excitación. Con una caricia, me libero de mi ropa interior, y con sus dedos delineo los pliegues de mi femineidad, pequeños gemidos escapaban de mi boca , me di cuenta de que el me miraba fijamente, observando simplemente como todo mi cuerpo se transformaba gracias a sus caricias, baje mis manos por su torso, hasta llegar al botón de sus pantalones, lo abrí y se los baje como medida desesperada, moría por sentirlo deslizándose dentro y fuera de mi; nuevamente sus labios se encontraban en mi cuello, de su boca salían sonidos que dejaban claro que su estado era muy similar al mío, sonidos que hacían que el nudo en mi vientre se apretara mucho mas

- Te necesito; le dije, en sus ojos algo brilló, más no me concedió lo que tanto anhelaba, comenzó a frotar mi clítoris suavemente, como si se tratase de la caricia de una mariposa, aferre mis manos a su espalda, necesitaba mas, lo necesitaba todo de el, uno de sus dedos se abrió paso en mi interior, mis caderas se levantaron buscando una fricción mayor, pronto un segundo dedo se movía también dentro de mi al compás que mis caderas marcaban, y es que esto era una de las cosas que mas me llevaban al limite con el, siempre me dejaba marcar el ritmo, siempre lograba que mi placer fuera primero; por favor, le suplique, con sus manos separo mis piernas, y mirándome a los ojos, me penetro lentamente, haciendo que mi excitación alcanzara limites insospechados…

- Hazme olvidar, logre decir en un suspiro entrecortado, sus manos acunaron mi rostro y bajo su cabeza para besar mis labios con ternura y algo mas, comenzó a embestirme lentamente, torturándome, porque lo único que quería era sentirlo tan dentro de mi hasta que formara parte de mi misma, hice un movimiento de cadera para indicarle que quería mas, quería que me llegara a lo mas hondo, con una sonrisa salio de mi y nuevamente me penetro con delicadeza, un bufido salio de mi garganta,

- Así que no te parece suficiente pequeña?, quieres marcar el ritmo tu? Diciendo esto nos roto, hasta hacerme quedar encima suyo, comencé a moverme de arriba abajo, logrando una fricción deliciosa, lo sentía completamente dentro de mi, sentía cada palpitación de su miembro mientras contraía mis paredes internas, podría vivir haciendo esto siempre, sus manos estaban posadas cómodamente en mis caderas, su frente estaba perlada de sudor, a este punto estaba segura que el deseaba que fuese mas rápido, en otra oportunidad hubiera disfrutado atormentándolo como el había hecho conmigo, pero yo también necesitaba llenarme mas de el, aumente el ritmo conforme el subía sus manos hasta mis pechos y los masajeaba, eche mi cabeza para atrás, el sabia como volverme loca definitivamente, estaba apunto de alcanzar el abismo, lo sentía cerca, uno de sus dedos llego a mi clítoris, trazo deliciosos círculos en el, no podía mas, de pronto nos rotó nuevamente y sus embestidas eran fuertes y rápidas, se sujeto del cabecero de la cama, para impulsarse mejor, y ahhh Dios gracias por eso; el nudo en mi vientre cada vez era mas tenso,

- Ya casi llegaba al orgasmo producto de sus embestidas me llegaban al cuello del útero,

- Mírame; exigió, nuestros ojos se encontraron nuevamente… Siempre te esperare, cuando hubo terminado la oración, sentí como mi cuerpo explotaba en miles de partículas, solo bastaron sus palabras para enviarme al viaje del placer, el clímax fue mi renacimiento junto EL, todo desapareció a mi alrededor, unas pocas embestidas más de su parte y alcanzo su propia cima, descanso su cabeza en el hueco de mi cuello, nuestras respiraciones estaban fuera de control al igual que nuestros corazones, sin salir de mi, levanto su rostro y me beso en los labios, regalándome un beso lleno de promesas, cuando salio de mi cuerpo, sentí como nuevamente el vacío llenaba mi vida, esta sensación no duro mucho puesto que me refugio entre sus brazos y con nuestros cuerpos entrelazados le dimos cabida a la noche.


Un nuevo día…, un nuevo día donde cada vez se hace más difícil aceptar la realidad, una realidad que no desearía como mía, pero que es la que me corresponde vivir, saliendo de mi auto dispuse mi mejor cara, la cara que presentaba ante todos los demás, la cara que era mi agonía; me encontraba en el club de campo donde había quedado para desayunar con mi prometido; mis ojos vagaron por el lugar hasta encontrarlo, un suspiro escapo de mis labios, hasta que mi mirada se encontró con EL, porque ahí junto a mi cruz, estaba el dueño de mi corazón, el hombre del cual era adicta, porque el era mi razón de vivir, solo por EL salía el sol de mis días, y quien era El? Nada más y nada menos que el mejor amigo y casi hermano de mí prometido…

5 comentarios:

carla cullen dijo...

Wow!!! y decias que tenias miedo de escribirlo? OMG!!!
karen de mi corazòn!! esta genial este one shot!!ahhhh bomberos vengan ya!!jaja
Felicidades hermanita linda!!
Espero que este sea el primero de muuuchisimos màs!!
Millones de besos vampiricos!!
y nos leemos muy pero muy pronto!!
te quiero muchisimo!!
Carla

Mapita:)*! dijo...

OMG!!!!!
jajaja
KarenxD!(L)
jajjaj
te dije qe qedaria sensacionalxD!
jajaja:$:$:$:$
estuvo genial!!
me dejaste asi con la boca D:!!
qien te viera karenxD
pero estuvo genial encerioxD!!
tedije qe te qedaria sensacional 7 asi lo iciste^^
marabiwow^^
& OMG!!! el mejor amigoxD?!?!?!
jajaja
espero ver qe subas pronto^^
teadoro Karen:)
encerio!
no olvides lo qe te dije;)
cddt & nos vemos^^
teadoro(K)

Mapita^^

(L)(*)Citlally (L)(*) dijo...

:O me dejaste sorprendida por completo, Ka eres exceletne escribiendo; lo ves??? era cuestion de que te dieras permiso de hacerlo. Y el final Wow me encanto de veras te lo digo. Fue asombroso^^ Felicidades amiga. TEkiero nena ^^

♥_♥ Annie! ♥_♥ dijo...

:O
Aireeeeeeeee
Bomberoooooosss...
Aguaaaa...
Calooooorr... xD

OMG Kareeeen xD como diablos puedes estar tan nerviosa y mira como escribes!! Te loo jurooo necesito una ducha fria xDDDD Te quedooo geniaaal amiga! en serio q si [despues dicen q la sexosa soy yo JAM! xD..]

Bopopol@ dijo...

o diossss midoo!!!!!!!
te quedó super el cap! de verdad no me lo puedo creer...¡¿como puedes pensar que eres mala escribiendo!? este tipo de cosas no son tan faciles de escribir...pero te juro que lo lograste!...sigue así q eres MUY buena :D